ca-¿Cuál es la verdadera felicidad?

¿Qué es la felicidad para ti? Es curioso como la búsqueda de la felicidad últimamente parece un "mito". A menudo, se habla de "buscar la felicidad", pero no podemos buscarla en ningún lugar porque si la causa de la felicidad estuviera fuera, los efectos de este estado emocional serían los mismos para todos. Sin embargo, la realidad es otra. Frente a una misma situación o acontecimiento se producen reacciones distintas, ya que algunas personas pueden sentirse felices y otras no.

« La gente que es feliz no es la que tiene lo mejor de todo, sino la que hace lo mejor 

con lo que tiene »

Por lo tanto, lo que es seguro es que la felicidad no se halla fuera de nosotros, lo que nos lleva a la primera fábula más extendida sobre la felicidad.

La felicidad es ese espacio entre nosotros y los demás, es decir, el espacio-tiempo vacío de manifestación en el que renunciamos a creer que sabemos cómo, cuándo, dónde y de qué manera se puede conseguir el máximo bienestar emocional. Cuando pensamos que sabemos cómo ser felices, estamos justamente restringiendo las formas de expresión de nuestra felicidad.

No podemos limitar nuestra felicidad creyendo que hay una manera de conseguirla.

Cuando renunciamos a saber lo que es la felicidad y a pensar que conocemos lo que es mejor para nosotros y para los demás, es entonces cuando permitimos que los acontecimientos se expresen libremente, nos permitimos ser libres. Es en ese preciso instante cuando experimentamos desde las dos polaridades la auténtica felicidad.

Es imprescindible comprender las dos polaridades. Por un lado hay que vivir la más profunda tristeza para ser conscientes de lo que es sentirse feliz. Por el otro lado, hay que conocer el miedo para saber que es la valentía. Sin embargo, rechazamos sentirnos tristes, sentirnos en un estado que no es positivo mentalmente, "porque no es lo que toca".

Observarnos y escucharnos deberían ser los primeros pasos a realizar en esos momentos que califiquemos como desagradables. Cada circunstancia que vivimos es una oportunidad para conocernos, una ocasión para la auto-indagación. Ante cada adversidad nos podemos cuestionar si vivimos la vida que queremos vivir o la que los demás quieren que vivamos. La mejor manera de alcanzar la felicidad es dejar de lado la preocupación por ser feliz y dar siempre lo mejor de nosotros en el momento presente, permitiéndonos sentir el polo opuesto. ¿Pero sabes cuál es la mejor noticia? No somos perfectos y eso nos hace bellos, únicos y humanos.

La belleza ess imperfecta